Desde el otoño del 96 (XXI)

martes, 11 de agosto de 2009


Capítulo VI

(Esther)


Creo que he tenido mucha suerte. Nunca me ha gustado tener múltiples relaciones, no he salido con nadie además de Sara, y esto es estupendo. Soy muy feliz. Al principio, me solía preguntar a menudo si lo veía tan especial porque realmente era amor verdadero o porque era la primera relación que tenía en mi vida. Ahora me lo he dejado de preguntar. Estoy enamorada de ella y lo estaré durante el resto de mi existencia. En mi cabeza se amontonan tantos recuerdos bellos... Y me parece mentira que alguna vez fuese capaz de renunciar a todos ellos, simplemente por no aceptarme a mí misma.

Sí, las cosas no podían ir mejor, pero lo estropeé por esa sencilla razón. Era todo tan perfecto que no me parecía que estuviese bien. Ya lo dice el refrán, “lo que no mata, engorda, y lo que no, es pecado”. Y en esta ocasión lo seguí a rajatabla sin darme cuenta. Me hacían tan feliz sus caricias, simplemente su visión. Se me hacían tan cortos los días, tan cortos los fines de semana que solíamos compartir olvidando toda represión, tan largas las horas de clase en las que permanecíamos separadas por unos cuantos pupitres... Y sentí que tanta felicidad se me escapaba de las manos. ¡No podía estar pasándome a mí!

Pero, por otra parte estaba mi lucha interior. A veces me sentía extraña. No sabía lo que quería y no sabía quién era. Mis cánones acerca de cómo debía ser todo se habían visto modificados en poco tiempo. Como mujer se supone que debería amar a un hombre. Se supone. Y le di demasiadas vueltas, empecé a pensar que no era normal, que debía sufrir algún trauma psicológico. Y pronto empecé a pensar que no era algo solamente mío, sino que ese trauma me lo había causado precisamente Sara. Tales eran mis pensamientos, y Sara se preocupaba sin saber exactamente a qué se debía mi actitud distante a veces y amorosa otras. Mis malditas dudas, mi maldita desconfianza.

Compra el libro completo y léelo del tirón en Lulu:



Support independent publishing: buy this book on Lulu.

2 comentarios:

Gargon dijo...

Yo sigo con el libro, poquito a poquito, jejeje

Drea dijo...

Ya me contarás qué te parece