¿ESTÁ LA SOCIEDAD PREPARADA PARA ACEPTAR A LOS HOMOSEXUALES? ¿DEPENDE DICHA ACEPTACIÓN DE NOSOTROS O HAY MÁS FACTORES?

jueves, 27 de enero de 2011

La cantante de country, Chely Wright, admite públicamnete que es lesbiana y dicha declaración no ha ayudado a su carrera musical.

En Autostraddle le han hecho una entrevista y han ido al meollo del asunto preguntándole por los ingresos y las ventas, algo de lo que normalmente no se habla. Chely Wright ha explicado así como han cambiado las cosas para ella:

"No ha ayudado a mi carrera, las ventas de discos se han reducido directamente a la mitad. Si desde fuera parece que ha ayudado a mi carrera es porque no he hablado de las cosas negativas. No me verás gritar o quejarme en Facebook de los mails insultantes que he recibido. Me han amenazado de muerte. Me llegan cartas desagradables a diario, ‘Estoy harto de ti Chely Wright, irás al infierno’. Hay una gran diferencia entre la prensa y la promoción y… a veces la gente se olvida de que los que cantamos o hacemos películas, no lo hacemos por hobby. Yo pago mis recibos con esto. Tenía el presentimiento de que con la salida del armario se reducirían mis ingresos y ese presentimiento era acertado"

Por lo que parece ha perdido muchos fans del mundo del country-tradicionalmente de derechas- y no hay tantas lesbianas que hayan pasado a comprar sus discos y asistir a sus conciertos. (Fuente: AmbienteG)

Jane Lynch cree que los espectadores quieren en los papeles principales a actores de los que enamorarse y con los que identificarse y, como la mayoría de la audiencia es heterosexual, los actores deben ser heterosexuales.

 "No sé cuándo o si llegará a suceder (que los espectadores acepten a los actores gays). Nosotros queremos que la audiencia proyecte sus deseos y sus esperanzas de amor y romances en estos actores; pero la mayoría de la gente es heterosexual; y si no es posible de algún modo (que esto ocurra), ni tan solo probable, nunca llegará a suceder, ni siquiera en su mente: no lo harán. Ya sabes, la mayoría de la gente es heterosexual y esa probablemente sea la razón."

"Este negocio consiste en la proyección del propio deseo hacia fuera, y en ver a la gente con sus problemas y trifulcas, así que debe de haber algo de verosímil en los términos de ‘puedo verme junto a esa persona’. Porque queremos enamorarnos de los protagonistas y la mayoría de la audiencia es heterosexual. Así que por ahora sólo podemos utilizar actores heterosexuales." (Fuente: AmbienteG)

Y Richard Chamberlain, al que muchos recordaréis por su papel de sacerdote en El pájaro espino,  realizó unas polémicas declaraciones en la revista Advocate. En dichas declaraciones, Chamberlain explicó que todavía existe mucha homofobia en la sociedad actual, por lo que recomienda a los actores gays que sigan en el armario para evitarse problemas. 

El actor, que tiene ahora 76 años, y que salió del armario en el ya lejano 2003, señaló que puede resultar contraproducente para la carrera profesional de un actor reconocer que se es gay. Para Chamberlain, “es complicado, lamentable, estúpido, descorazonador e inmoral, pero es lo que hay”. Según el protagonista de El pájaro espino, “para un actor el hecho de tener trabajo ya es un milagro”, por lo que salir del armario es “una tontería”. (Fuente: AmbienteG)


Al margen de estas opiniones, en mi opinión lo suyo sería no tener por qué dar explicaciones si uno no quiere. Estamos hablando de la vida personal de estos actores y sí, por ser famosos nos interesa saber todo sobre ellos. Uno de los problemas,  es que tendemos a idealizarlos tanto que al final no es que nos dejen de gustar, que sería lo menos malo, si no que se llega más allá y los atacamos.

No estoy muy de acuerdo con el actor Richard Chamberlain en cuanto a mantenerse ocultos. Vamos a ver, esos actores o cualquier persona famosa por su profesión también tienen vida y si van a estar todo el día escondiéndose sin poder simplemente ir al parque de paseo, al cine, a un bar, o lo que sea sin su pareja es un sin vivir. Ya de por sí, tiene que ser difícil que por ser famoso te persigan a todos los lados como para encima saquen a la luz no que te han visto en tal lugar, si no que eres LESBIANA o GAY como si eso fuese una aberración, un crimen.

Más o menos podemos hacernos a la idea de la cruz que llevan los famosos por ser simplemente famosos, que los persiguen allí donde van y no tienen vida propia, ellos lo saben y aceptan las consecuencias. Lo mismo hacen aquellos famosos cuando salen del armario, saben lo que va a ocurrir pero siguen adelante con su decisión y apechugan con lo que tenga que venir. El problema que yo veo es cómo se trata la noticia en televisión por muchos periodistas. Es decir, no es lo mismo anunciar que se ha visto a Pepito y menganita en un restaurante haciendose carantoñas (en cuyo caso, el tono es desenfado, romántico...) que informar  que han visto a pepito con un desconocido masculino trantando la noticia como un delito, una vergüenza, una noticia super fuerte, en tono incluso en algunos medios hasta burlesco...

Que la sociedad no está preparada para aceptar a los homosexuales, habrá personas que no pero la gran mayoría creo que estaría más dispuesta si no se les presentara tal hecho como algo degradante y vergonzoso. Admitamosló, para cuatro gatos que no se dejen influir la gran mayoría nos dejamos influir por lo que ve o escucha y eso los medios lo saben y lo explotan.

Se dice en muchas ocasiones que la Iglesia tiene mucho poder, yo creo que cada vez menos pero igualmente creo que quien realmente tienen el poder son los medios (la mayoría, no todos), saben como manipular y vender la "realidad"

Lo voy a dejar aquí para que vosotros expreséis también vuestras opiniones. Sin más, me despido hasta la próxima.

8 comentarios:

Drea dijo...

A mí lo que me pasa es que me sigo sorprendiendo de que en pleno siglo XXI la gente sea tan cerradita, no? Creo ver a mi alrededor un ambiente más abierto que el que relatas, pero nunca se sabe: a la cara te pueden decir maravillas que a las espaldas llegan a insultar. La verdad, no lo sé.

pixel dijo...

Sí, llama la atención que haya todavía personas con vistas muy limitadas pero no me refiero a las personas ya mayores, que al fin y al cabo han vivido en otra época y con la edad que ya tienen no vas a empeñarte en que cambien el chip.

Lo que me llama la atención es la gente joven. Hace un par o tres años, escuché a una profesora que decia que la juventud de hoy es más machista y menos tolerante que la de antes, no sé si será verdad o no es tanto como se dice pero sí que es cierto como tú bien dices que por delante todo muy bien pero por detrás a saber.
Gracias por tu opinión.

leonardo asimov dijo...

En relación con la mentalidad de los jovenes hay que anotar que nunca como ahora los medios masivos de ideologización han influido sobre las personas. Estos jovenes de hoy han tenido infancias cibernéticas y televisivas, han recibido de lleno el mensaje directo y subliminal de la intolerancia y la represión. A cuánto s de estos chicos les interesa hacer la revolución? para ellos la vida va de "pasarla bien", de ganarse unos pesos, duros,dollars, para comprar ropa de moda , el último Ipod y demás monsergas consumistas. Apelan mucho a la masturbación porque las relaciones compromenten y viven en una burbuja egoísta, casi autista, en su disonancia cognitiva, haciendo la vista gorda, tratando de parecer "progres" pero siendo en realidad lo que les han enseñado a ser: dóciles esclavos del capitalismo.
Ser homosexual y hacer confesión de ello requiere un compromiso grande con uno mismo, mucho valor civil y fuertes convicciones. La pregunta es si la confesión de lo que se es redunda en algo socialmente hablando. A nivel individual seguro que aporta seguridad y confianza...pero, más allá de nuestra pareja, a quién le importa que nos guste chupar vergas o clítoris? Cuando estoy con la gente se habla de todo pero nadie me pregunta si llevo afeitadas las piernas o si he probado jugar en trio o en cuarteto. Otra cosa es que se discrimine a las personas muy evidentes en su orientación sexual, cualquiera que ella sea.
Lo ideal es que podamos ser lo que nos de la gana y nadie pregunte porqué elegimos ser así.

pixel dijo...

Me gusta tu reflexión, Leonardo. Es verdad que la jueventud de hoy es quien más ha estado y está influida por los medios, fallo por mi parte no haber caído en esa cuestión pero para eso sirven los comentarios para conocer otros puntos de vista y entender aquello de lo que no encontramos explicación.
Y estoy contigo en que se debería empezar a dejar de preguntar el por qué pues ahora que lo has mencionado si uno se para un momento a pensar, se da cuenta de que preguntar por qué tal o cual persona es así, resulta absurdo. Es así y punto. Y si a alguien no le gusta como es equis persona pues que siga con su vida y ya está, respetando, sobre todo respetando.
Muchas gracias por tu aportación

ValGarGon dijo...

Yo sigo sin entender y nunca entenderé a quien le importa con quien se acuesta cada uno.

pixel dijo...

Tal vez la explicación sea que muchas personas necesitan meterse en la vida de los demás para escapar de las suyas, tapar sus vergüenzas o porque no sepan que hacer con las suyas. Lo cual es bastante triste.
Es más fácil intentar criticar la de los demás que la de uno mismo.
Gracias, Gargon.

leonardo asimov dijo...

En mi juventud, ya lejana, conocí a un personaje singular, tan singular que , siendo nosotros mismos poco comunes, rompía nuestra continuidad. Pensadlo bien: mis amigos y yo, estudiando en una Facultad de Artes en "un país tropical" eramos epígonos de la contracultura, de lo contestatario e irreverente. Habituales marihuaneros , hongueros y acidulados, creíamos ser...especiales. Un dia apareció este ejemplar de transexuales carácteristicas, delgado como una libélula, rubiecito, vestido de un modo tan provocadoramente artístico y con una actitud absolutamente entregada a su "diferencia", viviendo el mundo desde sus gafas oscuras y con forma de huevo que acentuaban su apariencia insectil, su pantalon verde manzana muy apretado, un chalequito azul claro sobre la piel desnuda y en sus manos una enorme cartulina en forma de semicirculo y pintada de rosado, descalzo y sigiloso se convirtió en un objeto decorativo que fluyó durante algún tiempo por aulas y pasillos, causando espanto a más de uno y admiración a casi todos. Era "diferente " apasionadamente y se atrevió a ser la nota más exótica en una universidad que se movía entre la violencia y la pachanga sin solución de continuidad. Yo lo miraba con una mezla de admiración y terror porque no deseaba ser abrazado por el, extrañamente,ni deseaba herirlo tampoco. Mi cobardía y la de mis amigos nos impidieron conocerlo más a fondo. En los últimos tiempos se enamoró de un profesor muy bien parecido y muy burgués, lo acosó en silencio y terminó aterrorizándolo con su silente presencia que lo miraba con sonrisa coqueta. Naturalmente , luego de algunas semanas de esta persecusión el profesor huyó despavorido y condicionó su regreso a la expulsión de este extraño alumno que jamás lo agredióni intentó tocarlo. Solo lo miraba desde la semioscuridad con su vestimenta de saltimbanqui y su cartón rosado que adoptaba diversas posiciones según fueran los sentimientos de su portador.
No supimos cuando se lo llevaron o a dónde. Después nos enteramos que la familia lo había internado en una casa de reposo y su historia singular se fue diluyendo en el olvido. Pero me dejó marcado este loco muchacho, aprendí a sentir ese miedo cerval a lo diferente. Por fortuna logré superarlo y con el tiempo aprendí a aceptar a los demás con todas sus rarezas, caprichos y aberraciones. Con toda su belleza y verdad individual. Me dí cuenta que los hombres somos más rígidos que las mujeres. Ellas pueden aceptar las cosas más facilmente por lo general y fluyen con sencillez a la comprensión. Lo más importante, creo yo, es comenzar por respetar lo que el otro o la otra es. Que nadie siente igual a nadie pero todos somos hermosos y nos merecemos ser tenidos en cuenta.
El tema que haz propuesto ,Pixel querida, da para mucho y es muy bueno conversarlo.
La diferencia nos toca, nos conmueve, nos descarrila y rompe nuestra continuidad razonativa. Esa ruptura puede hacernos mejores personas si de verdad lo intentamos.

pixel dijo...

Muchas gracias por compartir tan curiosa histora. Me ha gustado leerte desde la primera hasta a última línea.
Hay algo que me llama la atención y es tu comentario sobre que las mujeres aceptamos más que los hombres. Aceptar, no sé si realmente será así. Lo que sí es cierto es que criticamos más y juzgamos más.
Aunque creo que esos juicios son más sobre otras mujeres.
Tú historia hace que se vean las cosas desde otro punto de vista (menos censurable o menos criticable y más lleno de curiosidad). Al menos a mi¡í me has dejado con la intriga de saber más de esa persona.
Un abrazo