7 COLORES - CAPÍTULO 6

viernes, 19 de septiembre de 2008

Aunque las expectativas de Margarita eran fatídicas, María tenía la corazonada de que todo iba a ser maravilloso. Se habían cambiado los papeles. Empezaron a hablar, a sentir, a verse... hasta el punto de no querer pasar un segundo la una sin la otra. No tardaron mucho tiempo en besarse por primera vez. Pero fue un beso difuso, irregistrable. No quedó muy clara su razón de existir. Claro está que fue movido por un sentimiento común, pero no era seguro que este sentimiento fuera sólo instantáneo o por el contrario estuviese latente desde y para siempre. No obstante fue increíblemente hermoso y gratificante. Y muy, muy nuevo.

Después de aquello, se produjo un extraño vacío. ¿Eso era todo? Si había sido todo, ¿era todo lo que querían? ¿Qué querían? Era urgente descubrirlo. Muchas vueltas le dieron a aquella insólita caricia, aparentemente sin pies ni cabeza. Se aproximaron, se alejaron, repitieron... y todo sin saber por qué.

Estaban siempre unidas, pero en cierto modo manteniendo las distancias. Y en esa distancia fue en la que Margarita empezó a conocer las necesidades de María, lo que esta buscaba en cada flor que la tocaba, cada flor en la que pretendía hallar calor y vida, y de la que únicamente adquiría más tierra para sus hojas.

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS

Es una obra de autor anónimo, pero sujeta a derechos de autor.

Capítulos anteriores:

2 comentarios:

Kato dijo...

me hace muy sentimental!!!!
me ha gustado este capitulo...

no ha terminado cierto?
me gustaría que no terminara!!!

Drea dijo...

No, no ha terminado, algo queda...