TESTIMONIO 2: NUNCA SABES QUIÉN TE OBSERVA

martes, 10 de febrero de 2009

Acababa de terminar una relación bastante tortuosa, y no tenía ganas de nada. Ni de liarme con nadie, ni de enamorarme, ni de salir, ni de conocer gente ni nada. Bueno, un poco sí quería vivir cosas nuevas, pero no sabía cómo hacerlo.

Mi mejor amigo me sacó un fin de semana. Ni me arreglé, salí tal y como estaba en casa. Simplemente porque eran fiestas y me pareció que "debía" salir.

Estábamos en un concierto y él se fijó en una chica y se le acercó. Y claro, se pusieron a hablar. Un buen rato. Y yo ahí sola, pensando en irme a casa por no fastidiarle el plan a mi amigo.

Había estado mirando a una chica muy guapa que parecía la estrella, el alma de la fiesta. Bailaba genial y parecía divertirse mucho. Y de repente se me acercó. Yo incluso con miedo de que fuese a reírse de mí o algo.

Lo que me dijo me dejó tremendamente sorprendida. Y es normal, creo que le habría dejado sorprendido a cualquiera. Me dijo que disculpase, pero que me tenía que decir una cosa. Que ella era hetero, que de hecho se acababa de divorciar, pero que no sabía qué le pasaba, que por primera vez en su vida le había llamado la atención una chica, que se sentía atraída por ella, y que creía que si no se lo decía, reventaba. Que le gustaba yo. Yo, que ni siquiera me había arreglado. Me sonaba a broma, en serio. Porque era muy muy guapa.

Le dije "¿pero tú sabes si soy lesbiana?". Y me dice "No, supongo que no, pero tenía que intentarlo". Y le dije que sí, que era lesbiana. Y me contestó que tenía muchas ganas de besarme. Le dije que no. Que acababa de salir de una relación y no tenía ganas de nada. Me dijo "Bueno, no importa. Qué se le va a hacer". Dijo que si podía seguir hablando conmigo y tal, y le dije que sí.

Estuvimos hablando un poco y dijo que se iba a otro bar con sus amigos y que si la acompañaba. Le dije que sí, y otro amigo que venía conmigo y con el que se quedó con la otra chica también se vino. Estuvimos allí tomando otra copa y nos fuimos a otro local. No parábamos de hablar, nos caíamos bien. Al final, me dijo si la acompañaba al baño y le dije que sí.

Estando en el baño me pidió un beso y lo dudé un poco. Al final le dije que sí y fue un beso muy dulce, me encantó. No pasó nada mas. Me quería ir a casa, no estaba muy segura de lo que había hecho. Pero sí de que era preciosa. Intercambiamos los teléfonos y quedamos en llamarnos para el fin de semana siguiente.

Quedamos el fin de semana siguiente para tomar café. Muy bien las dos. Y luego otra vez fuimos al baño. Y acabamos haciéndolo allí mismo. Le gustó mucho su primera experiencia homosexual. Fue muy rápido pero bonito.

Después de eso quedamos alguna que otra vez. Lo que pasó más adelante, me lo reservo ya. Sólo quería contaros que nunca se sabe cuando puede aparecer la persona adecuada. Las sorpresas y alegrías nos esperan en cualquier sitio.

4 comentarios:

Gargon dijo...

Si es que en cualquier momento y lugar te encuentras algo bueno.

Drea dijo...

Sí, sólo es pensar en positivo.

Kato dijo...

muy bonito y me recordo qeu yo CASI tube sexo en el baño... que lástima!

Drea dijo...

Jaja, pues deberías hacernos un testimonio anónimo...