7 COLORES - CAPÍTULO 8

miércoles, 8 de octubre de 2008

Por mucho que se empeñase María en alejarse de lo que realmente estaba moviendo su savia, el Destino no estaba dispuesto a que se repitiera de nuevo un “no pudo ser”, así que intervino decisivamente arrancando de sus hojas los sépalos de la Margarita, y llevando a esta lejos en la distancia, manteniéndola al mismo tiempo impasible ante la separación.

María, al ver cómo ni tan siquiera le llegaba el agua a las raíces, comprendió al fin que ya compartían la misma tierra, el mismo humus, que existían para ser la una parte de la otra, y que no podía dejar pasar más el tiempo, o su bella flor se marchitaría. Al fin, al mirar su reflejo en el agua como tantas veces lo había hecho, penetraron sus ojos en su alma, y aquella realidad que apenas vislumbraba antes, ahora apareció nítida en sus retinas. ¡En todos aquellos años, nunca se había fijado en la cantidad de polvo que albergaban sus hojas! En realidad, ni tan siquiera distinguió la transparencia de sus fibras. Siempre pensó que aquella gruesa capa grisácea que la vestía era su verde natural. Y sintió pena de sí misma. Y al sentir el dolor de ver su estética destrozada, cayó en la cuenta de que aquello era lo último que deseaba para su amada negra flor, aquella que conoció recogiendo en sí todo el colorido del Arco Iris.

Ya le importó bien poco mancharse con el barro que bombardeaban contra ella sus flores más allegadas con la decisión que había tomado. Así que partió, buscó con toda su alma aquella pequeña flor que la había cautivado, porque era la primera vez en muchísimo tiempo que sentía en su corazón brotar un pequeño signo de vida. Desde su interior comenzaba ya a brillar un verde intenso y cautivador... ¡Estaba llena de vida, y quería contagiarla al mundo, quería gritarlo, quería... correr hacia ella, y contárselo!

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS

Es una obra de autor anónimo, pero sujeta a derechos de autor.

Capítulos anteriores:

2 comentarios:

Kato dijo...

por que siempre me dejas pikado???
esta muy pero muy bonita!!!!

Drea dijo...

Jeje no sé, a mí me parece sólo regulín...