7 COLORES - CAPÍTULO 9

domingo, 19 de octubre de 2008

Cuando al fin la cómplice Noche le trajo la visión de su preciosa flor, un escalofrío recorrió todo su tallo, y no fue precisamente la Brisa quien produjo esa sensación en ella, puesto que el evento se fecha en un festivo sábado estival. Pero era dulcemente estremecedora la cercanía de aquel cáliz hirviente de amor. Sus palabras no conseguían fluir con nitidez, y Margarita se inquietaba intentando comprender el origen de aquella conversación. Definitivamente se decidieron a salir a la luz aquellos sentimientos hasta el momento ocultos por la Clandestinidad. La Improvisación abrió los pétalos de Margarita en un gesto de estupefacción, y, como si de dos polos de un imán se tratase, la atracción entre ambas selló aquel vínculo de amor con un ardiente beso de sus bocas.

Fue así como se creó un bello Arco Iris, con el agua llorosa que manaba de sus centros de vida y la nueva y luminiscente llama que la Pasión llevaba prendida en aquel beso. Recorrió el sobrenatural Arco Iris sus finos cuerpecillos, impregnándolos en parte con su gama cromática, de manera que a María el tallo se le coloreó y a Margarita un pétalo se le volvió rojo. Fue como volver a nacer. Y a partir de aquel preciado punto de partida, todo en el mundo se volvió deseable, puesto que... ¿existía algo acaso que pudiese resquebrajar siquiera su absoluta felicidad?

Luego todo fue un vivir y a la vez un sinvivir. Unieron sus raíces, de manera que recíprocamente se alimentaban la una de la otra. Compartieron pues sus brillos, sus jugos, sus rasguños, sus nutrientes, todo lo que las mantenía con vida. El sinvivir surgía en cuanto fuerzas mayores tiraban de ellas en direcciones opuestas. Era como intentar desgarrar la piel que unificaba su existencia. Una vez ya se habían vuelto una sola, alejarlas resultaba absolutamente imposible. Afortunadamente para ellas, el caprichoso Destino no estaba obstinado en poner tierra de por medio.

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS

Es una obra de autor anónimo, pero sujeta a derechos de autor.

Capítulos anteriores:

2 comentarios:

Kato dijo...

... cada vez me gusta mucho mas...

el autor anónimo es un genio...

Drea dijo...

Pues creo que ya sólo queda un capítulo