Pasión en un autobús

martes, 1 de septiembre de 2009

El siguiente relato fue una historia inventada que escribí hace mucho tiempo para participar en un concurso de relatos que hubo en un foro de Internet y que mi amiga Drea me ha pedido que lo comparta con los lectores de este blog.
No es un relato como para tirar cohetes, pues los hay mucho mejores. Pero bueno, yo lo comparto con vosotros y ya me diréis que os parece.



Pasión en un autobús:

Laura y su novia Patricia planean un viaje a Ribadesella (Asturias) para celebrar su primer año como pareja. Las dos mujeres viven la semana ilusionadas porque llegue el viernes y por fin, puedan irse de viaje. Tras cinco días con muchos nervios, llega el viernes y las dos chicas se dirigen a la estación de autobuses para coger el autobús Madrid-Oviedo (Asturias) de la Línea Alsa.

Curiosamente el autobús no estaba muy lleno y Laura y Patricia se sientan atrás del todo. “Por fin, llegó el día, cariño. Estos tres días que vamos a tener por delante van a ser los mejores de todo el año desde que estamos juntas” dice Laura. “Tienes razón, a mi me da igual ir a un sitio o a otro, siempre y cuando estés a mi lado” comenta Patricia. Y ambas mujeres se fundieron en un cálido beso.

Recorrido ya más de la mitad del trayecto, tras hacer una parada de 15 minutos en León, Patricia y Laura comienzan a besarse y a acariciarse. Patricia mira a los grandes ojos verdes de Laura, la besa y baja despacio su mano derecha hacia el botón de sus vaqueros, lo desabrocha y baja su cremallera. Por su parte laura mete sus cálidas manos bajo la camisa de Patricia y le desabrocha el sujetador. Los dedos de Patricia acarician suavemente el clítoris de Laura y ésta última muerde cariñosamente los pezones durillos de Patricia.

A medida que pasan los minutos, el clítoris de Laura se excita cada vez más y el roce de los dedos de Patricia con el coño húmedo, muy húmedo de su chica hace que ambas escuchen el excitante sonido que se genera debido a dicho roce favorecido por los flujos que emanan del coño cubierto por una fina capa de pelos rubios y rizados de Laura.

Antes de que Laura llegue al orgasmo, Patricia se agacha y acerca su dulce y también húmeda lengua al clítoris de su amante; mientras que la otra mujer enreda sus dedos en el pelo de su chica.

La excitación es cada mayor y cuando Laura está a punto de gemir de placer, patricia vuelve a tocar la parte más íntima de su chica con los dedos y la besa introduciendo su lengua en la boca de ésta e impidiendo así que los gemidos de Laura se escuchen en el autobús consiguiendo así que sea ella quien se deleite con los gemidos de su amor.

Cuando Laura llega por fin al orgasmo, su chica, como quien dice se ha quedado a medias. Asi que, Laura le dice a su Patricia: “Por qué no te abres de piernas, que yo me agacho en el suelo y te lo como”

Patricia se sube la falda, se quita su tanga y se abre por completo de piernas. Su coño depilado es saboreado por la lengua de laura, que lame sus labios y su clítoris con enorme agitación a la vez que succiona el flujo transparente de ese coño mojado, tan mojado que el cerco que deja en el asiento del autobús es cada vez mayor.

“Sigue, sigue. No pares, que ya llego. Mi vida, que ya llego”. Los dedos de los pies de Patricia se estiran y sus manos se agarran como pueden al filo del asiento. Abre la boca de placer y contiene sus gemidos; pero su expresión de máximo placer es difícil de ocultar, de disimular. Las pupilas de sus ojos brillantes y negros se dilatan hasta que al final todo cuerpo caliente, excitado y consecuentemente, su piel estirada, se relaja y sale de su boca un suspiro que denota el momento de relax que en ese momento se encuentra Patricia.

Laura, abajo, coge el tanga rojo de Patricia, mete cada una de sus piernas por él y antes de subírselo del todo le da un cariñoso beso en sus labios todavía húmedos.

El fin de semana que ambas amantes pasaron en Ribadesella fue inolvidable para ambas. La última noche, ya en el hotel, Laura y Patricia, después de hacer sus respectivas maletas, se metieron desnudas en la cama. Abrazadas las dos, comenzaron los besos y caricias. Patricia recorrió el cuerpo estremecido de su novia con su húmeda lengua. Fue bajando poco a poco, hasta que sus pechos turgentes y pezones duros rozaron el coño de ésta. En ese momento, patricia agarró su teta derecha y abriendo los labios de Laura, rozó su pezón con el clítoris de su amante. Eso le daba mucho placer a Laura. Después, hizo lo mismo con su otra teta izquierda. Ambas quedaron húmedas del flujo blanco que emanaba de la parte íntima de Laura.

Laura se levantó, cogió su cámara de vídeo y enfocó al culo de Patricia. Luego se acercó a ella, se metió de bajo de sus piernas y comenzó a comerle el coño. La cámara enfocaba el culo duro de Patricia, su flujo transparente y a Laura, comiéndole el coño de una manera tal que parecía extremadamente sedienta, siendo el flujo de su chica lo que le iba a saciar su sed. Laura abrió con sus manos el culo de Patri, introduciendo sus dedos en la raja del culo.

Los gemidos y jadeos de Patri, esta vez no contenidos eran cada vez más fuertes y agudos hasta que llegó al orgasmo.

Finalmente, las dos mujeres volvieron a abrazarse, besarse y a acariciarse hasta quedarse las dos dormidas (arropadas por la fina y casi transparente sábana) cuerpo con cuerpo.

7 comentarios:

Drea dijo...

Muy intensa. Me ha gustado.

Caprice dijo...

Hola, soy Gara, como bien dije, sabia q un día regresaría y de nuevo me encuentro entre vosotros, vengo a invitarte a q inicies conmigo esta nueva travesía, por el Jardín.

Besos.

Sergio dijo...

Drea mi querida amiga del relato ¿qué te diré? Intenso como tú dices, pero muy diferente a tu estilo que es más sutil y sublime, pero en fin, no todos tendrán que ser como Tú ni escribir como Tú.

Este fue el mejor párrafo para mí, pienso que es la única parte que habla de amor entre ambas:

“Tienes razón, a mi me da igual ir a un sitio o a otro, siempre y cuando estés a mi lado” comenta Patricia. Y ambas mujeres se fundieron en un cálido beso.

Te mando un abrazo princesa.

Nota: te doy mi tal como pienso espero no moleste a la autora

Drea dijo...

Como tú comentas, Sergio, cada cual tiene su estilo. Y tiene que haber de todo. Lo mismo a otras personas les gusta más este que los míos. Me alegra tu sinceridad porque si eres sincero en algo que podría ofender, también lo serás cuando digas cosas hermosas. Siempre me ha gustado la sinceridad por encima de todo.

Kato dijo...

con mas tiempo lo leeré :D lei el inicio y me piké :S

Drea dijo...

Ea pues, Kato. Cuando lo leas nos cuentas.

pixel dijo...

Para nada me molesta tu comentario, Sergio. Como tú bien dices el estilo es totalmente diferente. No a todos nos puede gustar los mismo estilos pues si no, nada tendría su gracia y sería aburrido que todos dijeramos lo mismo sobre un mismo tema.