Provocaciones

miércoles, 9 de septiembre de 2009

Tras haberse conocido Isa y Lourdes, no sólo en su primera cita sino después de haber compartido todas sus intimidades, Lourdes decide enviarle a su nena una foto de su cara; pero no es una foto cualquiera pues en ella se ve reflejada la expresión que se puede observar en una mujer cuando alcanza su máximo placer, su máximo nivel de excitación.


Isa al ver esta foto decide enviarle a su amante una foto más atrevida que la enviada por su chica. En dicha foto aparece desnuda, en una postura sumamente erótica, es decir, echada en el suelo, con sus pechos turgentes recorridos por gotas de agua y dejando ver algo de su coño. Su cabeza se apoya en la mano izquierda al mismo tiempo que un ventilador airea sus hermosos y sueltos cabellos rubios. Sonriente, mordiendo ligeramente su labio inferior mira al objetivo de la cámara con una expresión de máximo erotismo.


Lourdes, después de ver la foto se empieza a quitar la ropa. Completamente desnuda, enciende su cámara de vídeo, se sienta en el suelo y toma una postura semisentada, la cámara capta tanto su cara como su cuerpo desnudo.


Ella se chupa el dedo índice de la mano derecha y con él recorre todo su cuerpo, el cual empieza a humedecerse ayudado no sólo por la excitación que en esos momentos esta mujer está experimentando sino también por el ambiente caldeado existente en la habitación. Su dedo índice recorre su frente, su nariz, sus labios, baja por la barbilla, pasando por el cuello hasta llegar a sus pezones durillos. Es en su pezón derecho dónde se detiene y aprieta la puntita con sus dedos índice y pulgar; seguidamente hace lo mismo con su otro pezón.


Cuando llega a su coño, humedece en su boca todos los dedos de sus dos manos, abre sus labios e introduce un consolador. Luego se toca suavemente su clítoris y se vuelve a meter en su boca sus dedos mojados por el flujo procedente de su coño húmedo. La cámara lo está captando todo, capta la excitación de placer reflejada en su cara cuando llega al primer orgasmo, seguido de sucesivos orgasmos.


Igualmente, la cámara capta los continuos gemidos que emite Lourdes y frases como: ¡Oh, Isa, sigue!, ¡Cómo me pones!, ¡ahhhhhhhhh!, ¡no pares!; pues toda esa excitación está motivada por las fantasías que Lourdes se crea en su cabeza a cerca de su amada. Además la cámara capta algo más y es cómo describirlo, un ruido suave, delicadamente delicioso que se produce cuando Lourdes excita su parte más íntima con su dedo índice, así como el jugo que continuamente produce su coño excitado.


Después de este placer, ésta se conecta al messenger y le envía el vídeo a su nena, la cual al ver parte de él, decide ponerle la webcam. Isa empieza a desnudarse, se sienta en su sofá y mientras ve el vídeo en otro ordenador, su chica ve como la cara de su mujer se va excitando de forma gradual. Isa se abre de piernas para que su chica vea a través de la webcam como se le va humedeciendo su clítoris a medida que moja el sofá. Tras ver el vídeo, ambas han conseguido correrse varias veces, conseguir un multiorgasmo y la prueba de ello es la mancha húmeda que Isa ha dejado en su sofá y Lourdes en su silla.

3 comentarios:

Drea dijo...

Mu ponnnno

Sergio dijo...

Muy interesante y candente Pixel, muy buena forma de relatar, con buen estilo e hilvanado correctamente.

Saludos

pixel dijo...

Me alegro de que os haya gustado. No sé si mi estilo es bueno o no, intento hacerlo lo mejor que puedo, aún así, gracias.