DESDE EL OTOÑO DEL 96 (XI)

lunes, 23 de marzo de 2009

-¡Esther! -me llamó-. Ven aquí, quiero presentarte a Marcos, mi novio.

Me acerqué con la mejor sonrisa que conseguí fingir y pronuncié un hola bastante ahogado.

-Supongo que no te habrá molestado el numerito. Lo siento, pero en ese justo momento no podía parar, ya sabes. Ah, mira... este es Marcos. Marcos, Esther. Es una chica guapísima, pero no te enamores de ella ¿eh?

El cambio de perspectiva me mostró el rostro de aquel chico al que pocos segundos atrás había comenzado a odiar. Era un rostro aflautado, aniñado y al mismo tiempo varonil, con mirada pícara de Lazarillo que acaba de cometer una travesura. Labios finos de mentiroso, vestimenta un tanto heavy, pero una globalidad convincentemente explosiva de diversión y legalidad que yo dudaba tal vez por mi subjetivo estado de ánimo.

Le saludé y sonreí ante lo último que Sara había dicho, pero con el corazón en un puño. Se me vino el mundo encima, imaginando que por lo que me había mirado tantas veces es porque le gustaría parecerse a mí, y que ahora tenía miedo de que yo le quitase el novio. Poco después pude comprobar, aliviada, que me equivocaba al pensar eso. Y, por supuesto, Marcos jamás me miró con esos ojos. Nunca hubo conexión entre nosotros.

Me resultó muy cómico ver a Marcos salir por la ventana. De verdad, ¿nunca le habían pillado? No imaginé que esas cosas pasasen en la realidad. Lo cierto es que, para mi desgracia, había tenido suerte en que la ventana estuviese en un maldito primer piso que daba a la parte trasera.


-Venga, Esther, vamos al comedor, que me muero de hambre.

La voz de Sara me sacó de aquel estado de parálisis en que me encontraba.

-No me extraña, Sara, no me extraña.

Sinceramente, estaba con los ánimos a ras del suelo. Aquella torre de naipes que tan pausada y delicadamente había estado construyendo se derruía con un simple suspiro de entre aquellos que acababa de escuchar.

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS

Es una obra de autor anónimo, pero sujeta a derechos de autor.

Capítulos anteriores:

2 comentarios:

Gargon dijo...

Ya me compre el libro.
Hoy empiezo con la lectura.

Drea dijo...

Pues ya me dirás qué te parece.